miércoles, 17 de noviembre de 2010

Hay tantas cosas que me gustaria saber, y que no se. Que nadie sabe o que muy pocos saben (todo: nadie). Me siento una especie de rara por pensar cosas que tal vez nadie se pregunto o yo pienso que no se preguntan, pero igualmente parece que dejo de respirar cuando siento que la vida es demasiado corta como para aprender todo e investigar todo de uno mismo (y mas si no vivis cosas tan fuera de la rutina como para pensar en "x" cosas). Porque yo no quiero que nadie me enseñe. No quiero que me enseñe gente que sabe de determinado asunto desde su punto de vista (porque le enseñaron asi) y no sabe de otras cosas que tal vez le cambiarian el punto de vista sobre el tema que puede enseñar. No es lo mismo un terapeuta que paso por una perdida familiar, se le murieron las mascotas, casi se suicida y casi lo matan, que un terapeuta con vida "normal" y que va a trabajar y que le encanta aprender a hacer ecuaciones o leer libros de cocina. Prefiero al primero, debe saber y debe haber sacado conclusiones que nadie espera. Y eso me interesa a mi. Eso. Lo extraño, pero solo por el hecho de entender la verdad que no esta a nuestro alcanze. Me explico? No, tal vez nunca me explique, ojala algun dia pueda ser tan genia de descubrir cosas como enfermedades nuevas y despues descubra que no son enfermedades y que las enfermedades no existen, y que son provocadas por la mente, y ser capa como Freud.

1 comentario:

Adriancito dijo...

autodestruccion es la respuesta

Archivo del blog