martes, 29 de noviembre de 2011

EL DESTINO NOS MAREA




Me llevo miles de cosas buenas de estos cinco años, y sé que eso también me hace sentir así, bien por una parte pero muy mal por otra porque de algún modo aunque esas cosas queden dentro mío muchas otras cosas y momentos se van perdiendo atrás en el tiempo, y ya lo puedo sentir; esa falta de rutina, de despertarme todos los días y poder decir "Uh, no, prueba de matemática, no sé nada" o "Qué hacemos hoy?" "Vamos a la panadería?" o "Hay paro" y escuchar risas y risas, y quejarme de mis compañeros que en realidad quiero un montón. No sé, miles de cosas que se dejan atrás y que parece mentira que tuviste por cinco años porque de un día para el otro nada vuelve a ser igual a los cinco años anteriores. Se supone que "madurás", que sos "mayor de edad"... la verdad, son todas mentiras, yo todavía sigo sintiéndome incompleta si no tengo muchas cosas, y esa falta de independencia no es madurez; ni es ser mayor de edad. "Ser mayor" es llegar a un número y terminar un ciclo escolar, poder comprar alcohol y un par de idioteces más, porque la vida sigue y las personas buscaron una manera de organizar las cosas, en ciclos, periodos. Lo malo es que no se tiene en cuenta que las personas tenemos distintos tiempos, me cuesta mucho desprenderme de las cosas y la falta de una rutina determinada o incertidumbre me angustia. No sé si lo que viene es mejor, o peor. Tampoco me quiero comer el cuento de que "todo cambio es mejor", o ser tan estructurada de creerles a los que dicen "la secundaria es la mejor etapa". La vida se pasa cambiando fichas, moviendo peones, jodiendo a más no poder, y cuando tenes una rutina te aburrís; y cuando tenés cambios te angustiás... tal vez entonces ni sea culpa de la vida, tal vez es culpa mía y de muchos otros que no se conforman con nada; la cuestión es que la vida cambia muchas cosas y también TE- cambia pero siempre hay un todo que permanece y que nos hace ser quienes somos... las experiencias nos marcan tanto que nos hacen ser y nos determinan. Vaya a saber uno si esto es, en realidad quiénes somos, no?. y no un rejunte de recuerdos, experiencias, y recuerdos. Pero al carajo. Mirar al pasado muchas veces me hace feliz, otras veces me hace mal, tampoco sé si lo que soy es lo mejor... pero el pasado, sin dudarlo, siempre está ahí, en algún costado observándonos.  Estos cinco años forman parte ya de mi pasado, y me duele bastante aunque también me hace feliz. Forma parte de ese adentro de mí, como un bichito instalado en uno para vivir por siempre. El pasado es eso, el pasado es el siempre que uno lleva por más de que pese.

6 comentarios:

Miss_Scarlett dijo...

da pena dejar estapas o a gente detrás pero es parte de la vida y siempre los recordarás con cariño :)
un besito!

don vito andolina dijo...

Hola amiga, siempre hacia adelante no queda otra, siempre hay que cohabitar con el pasado,es nuestra sombra....
Gracias guapa, pasa buen día, besos reales...

Alan dijo...

Cuanto que no me pasaba por aquí!

Paula Mariel dijo...

A mi ya me agarró una angustia pre último año, no me quiero imaginar como voy a estar el dicimebre próximo.

J.P.C. dijo...

Y es por eso que empecé a escribir recuerdos puntuales en un cuaderno. Voy apenas 339, y es mi plan llegar a 110.000.000. Creo que fracasé en vivir si no llego a esa cantidad. Cuándo lo termine lo van a leer mis hijos, o mis nietos, o alguien, o quizás nadie. Pero voy a morir sabiendo que todo lo que soy (o lo que seré) está guardado en algún lado.
En fin, tan mala es mi memoria que ya ni me acuerdo por qué empecé esto. Ah, sí, por lo de los momentos que se van perdiendo en el tiempo.

JotaPao dijo...

puede sonar un poco trillado, peor siempre aprendemos de nuestro pasado, no siempre hay que olvidarle, ya que gracias a las buenas o malas cosas que nos han pasado, somos quienes somo hoy.

Es lindo y crea en uno nostalgia mirar atrás.

Archivo del blog