martes, 10 de abril de 2012

HEY, Johnny Park!



Todavía me acuerdo de cuando pedí en séptimo grado In your honor y desde entonces me la pasaba en todos los restaurants con el "discman" y el CD doble, que en sí me parecía increíble porque en un CD transmitían una energía increíble y en el otro CD me daban paz, tan diferentes e increíbles los dos a la vez. Después de eso pasó a ser mi CD preferido aunque ahora ni sepa dónde está y después de años y años de escucharlos y de pasar temas por msn "Mirá, este tema me encanta" "increíble Dave" en primero y en segundo año con un compañero, y de guardar las fotitos de la tapa de In your honor y la cara de Dave (y no por ser el ex baterista de Nirvana) me dicen que "Dave Grohl odia a Argentina" y esperé y esperé y seguí escuchando, siempre. Hasta que vinieron al fin y todo lo que me encantaba se triplicó, porque realmente te das cuenta de si te termina de cerrar una banda cuando los ves en vivo y decís "sí, realmente me transmiten todo, realmente me llenan, realmente no la puedo estar pasando mejor y vale la pena". Y todo ese sentimiento mezclado de emoción con pena porque no sabes al terminar el recital que esperaste durante tanto tiempo, cuando van a volver pero todo el frenesí que sentís por haber estado ahí (tu cabeza sigue ahí). Y en mi caso fui las dos veces, y la segunda no me salió tan bien, me pasó de todo en un mismo día y sin embargo me acuerdo de ellos y me agarra un vacío, ese de tener la seguridad de que no los voy a ver ni escuchar hoy o mañana pero a la vez una inmensa felicidad. Y en fin, gracias eternas, y en fin por todo eso son mi banda favorita.





No hay comentarios:

Archivo del blog