sábado, 2 de julio de 2011




Amo a mi hermana. Me encanta molestarla.
Admiro a Freud, a Osho y a Dave Grohl.
Me gusta cerrar los ojos y sentir(me) paz.
Me gustan las papas de McDonald's. Siempre las compro, todo el tiempo. 
Soy muy susceptible y malhumorada (a la mañana). Mi hermana siempre llega "tarde" al colegio por mi culpa. Siempre me preparo con furia quince minutos antes de salir. Por eso siempre me reta. Mi hermana y mi mamá, mi hermana y mi papá.
Me parece penosa la gente que simula para sentirse más valorado en la sociedad olvidándose de lo que quieren para ellos mismos. También es patético lo que valora la sociedad de hoy en día y me preocupa lo mucho que se degrada todo. Sobretodo los valores.
Me molestan las personas que dicen tener la mente abierta y lo único que tratan de hacer es de inculcarte sus ideas abiertas. Abrí un poco los ojos y después juzgate a vos mismo y a los demás.
Me incomoda que me miren por un rato largo.
No existe la 'normalidad' o lo 'real'. Me callo muchas cosas y pienso demasiadas. Me duele la cabeza seguido.
Me gustan los días lluviosos para dormir. Y las películas de trama psicológica. Me encantaron algunas películas de Aronofsky. Tim Burton. Woody Allen. Jack Nicholson es fantástico. Antes me daban mucho miedo las películas de terror. Ahora las burlo todo el tiempo y mi familia siempre me pide que me calle y no acote. Me encantó "El resplandor".
Detesto el reggeaeton o como se escriba. Pero lo bailo, a veces, cuando salgo. Odio las letras. No me gusta que se hagan con el fin de vender y por eso tengan una melodía pegadiza. No me gusta que se me peguen y cantarlas. Ni los videos. Ni sus cantantes. Ni nada relacionado.
No me gusta la gente chusma. No me gusta el chusmerío. Siempre huyo de eso y de la gente que no cumple con mis expectativas. Trato de armar mi mundo, alejada de las cosas que sé que existen pero me hacen mal y no puedo cambiar.
No me gusta que se adopte una determinada cultura o costumbre o pose y que todos caigan en consumirla. Ser por adoptarla. Tener que ser, fingir. 
Unos días miro las cosas y actúo según lo que analizo en esos días. Otros días parezco otra persona y actúo de manera contraria.
Me gusta meditar. Me gusta poner música, cerrar los ojos y quedarme enfrente de la ventana. Me gusta hablar con mi abuelo. Resucitar.
Me traumó que mi pez se haya comido a mi otro pez cuando era chica. Se llamaban San y Telmo.
Siempre me pongo a pensar por qué mi perra no me quiere. No le doy mucha bola, me hago cargo. Pero soy una tarada. Porque después si se va voy a llorar.
A veces tengo todo, lo siento. Y a veces siento aún teniendo ese todo, que no tengo nada. Leo libros para sentirme mejor. Creo en lo que me hace sentir mejor, en lo que me enriquece como persona.
+Vicios= +Pobreza de alma. 
Odio ser dependiente de las personas que quiero. No quiero crecer. Quiero mirar los Aristogatos. En realidad nunca me gustaron los dibujos animados salvo algunos de Nickelodeon. Como Oye Arnold o Doug. Extraño mucho mi infancia. La pasaba re bien (pero yo no lo sabía). Mi abuela siempre me retaba porque tardaba cuando me llamaba para almorzar. Miraba la tele. Ahora no. Dicen mis papás que siempre fui igual. Algo particular, no sé, dicen que tenía los mismos gestos que ahora. Algo extraños y a veces un poco "caraculicos". Un amigo dice que siempre llevo cara de preocupada. Es verdad. Me preocupo. Por todo el entorno a mi alrededor que me afecta a mí. No tanto por lo que me pase a mí. No sé por qué me doy máquina con ese tipo de cosas.
A veces me quedo como una estatua mirando lo que hace la gente. A veces lo analizo y me quedo preocupada entre tanta estupidez.
Me gustaba ir al rancho con mis amigos: Giuliana, Juan Cruz y Antonella. Cambiamos muchísimo pero nunca nos separamos. La granja del rancho no me gustaba. Le tengo miedo a las aves. Anto también.
Le dediqué una constelación a mi abuelo porque una canción me hace acordar a él. Orión. 
Me cuesta superar etapas. Van quedando en mí, se van mezclando. Los que más entienden del mundo deben estar locos. Siempre dije: demasiada locura para poderla racionalizar. De todos modos creo que la inteligencia tiene mucho que ver con la inteligencia emocional. Lo ideal es saber, comprender, que ya no hay nada que se pueda comprender. Elegir un modo de vivir, una táctica, un plan para evadir(se). Poder ponerse contento por cosas muy pequeñas pero valiosas, pasar el rato que es la vida.
Hoy se me dio por escribir esto que a lo mejor pienso que soy y no soy. Después de todo todos somos construcciones, ¿no?. Como espejos de lo que vivimos, de lo que nos transmitieron, después de todo soy. Soy lo que ustedes me hicieron (tratando de no ser tan construcción, tratando de permanecer-me).

6 comentarios:

SMSC dijo...

Guua, me ha encantado leer esta entrada. Es súper positiva y se te conoce un pelín más :)

Morena dijo...

que linda :)

ave de estinfalo dijo...

:O

tenemos varias cosillas en comun... la mas notoria es eso de que te incomoda que te vean por un rato largo... me pasa igual

e___e

cuidatee

byE

Gucci Little Piggy dijo...

wow Me encannta la entrada!
Me gusta mucho todo lo qe escribís, tenés la menta muy abierta y pensás mucho, (es difícil encontrar alguien así en la sociedad) El fondo está buenísimo, y tus imágenes son :paz:

VANESSA dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, nos parecemos bastante! Yo también actúo un día de una manera y a los pocos días de otra manera, depende de como vea el mundo ese día, aunque los valores esenciales nunca cambian.
Besoss!

J.P.C. dijo...

Lindo textito. Es una mezcla copada de biografía con delirio. Y sin duda, somos lo que los otros nos hacen ser

Archivo del blog