martes, 19 de febrero de 2013

Renacer

Cuántas ansias me desbordan, cómo florece mi cuerpo y mi alma al nombrarte queriéndote descubrir. Cuánto te admiro cuando para mí el sol no es el sol, la luna no es luna, y dos más dos ya no son 4. Cuando la luna es el sol y salgo de los esquemas para tratar de despertarme una vez. Ya no me reinan los dogmas. Ya no me manda la razón y me siento libre una vez más; como si fuera la primera vez. Y entiendo entonces, entiendo que la libertad se ve; se siente y se palpa poquitas veces. Cuando pronuncio tu nombre que ni tienes y es que es ese vacío encantador el que me desborda; el que me llama la atención cuando parece que encuentro de repente otros ojos que puedo usar y que no son para mirar; si no para descubrir. Cuando te esmeras por desencajar para luego desencajar de raíz durante los instantes más largos del mundo. No te preocupa ser igual porque no lo sos y te das cuenta por lo que podés lograr. Idioma propio y sutil; lenguaje extraño; introvertido y callado pero con infinitas formas, sombras, oscuras y hermosas que te redescubren a la hora de no pertenecer. El mundo siente envidia; pues hay algo que no puede dominar; que se le escapa de las manos. Ya no puede esquematizar. El mundo llora; revienta. Revienta mientras te sientes más grande; más único  más poderoso sin mandar ni matar a nadie. Cómo te admiro cuando respiras más lento y haces crecer tu alma desbordando la única verdad verdadera. Cuando entiendes que ya no hay una 'realidad' ni palabras ni expresiones que valgan eso que arrasa con el mundo y con el ego de la humanidad. El cielo es oscuro por una ilusión, y el león no es león, sólo es belleza que nadie tiene al alcance; sólo existen diferencias que encontrar sólo para disfrutar. El oso no es oso y el humano ya no es humano, todo pierde sentido. Porque así debe ser; porque así siempre fue. Cuando el mundo es mentira y en tu mente sólo vive el amor por descubrir (Y yo sólo quiero ser como vos y por eso me esmero y vivo, aunque no existas, aunque no existas).-

No hay comentarios:

Archivo del blog